lunes, 18 de diciembre de 2017

Reseña: Las estrellas son Legión, de Kameron Hurley

SINOPSIS: En los confines del universo, la Legión, un sistema de naves-mundo que se van pudriendo poco a poco, se desplaza por los intersticios de las estrellas. Parece que nada es capaz de detener la agonía de esos mundos, en los que durante siglos dos familias han estado luchando por la supremacía, y se pone en marcha un plan desesperado. 
Zan no recuerda quién es. Recupera la conciencia entre personas que dicen ser su familia y le aseguran que tiene en sus manos la salvación, porque solo ella es capaz de abordar el Mokshi, esa misteriosa nave-mundo abandonada que puede sacarlas de la Legión. 
Zan tendrá que elegir de qué lado está en una campaña genocida que la llevará desde los límites de la Legión hasta el vientre mismo del mundo. 
Una space opera sobre un amor trágico, la venganza y la guerra.


RESEÑA: Kameron Hurley tiene ya una más que destacable producción literaria tanto en fantasía como en ciencia ficción, y gracias al sello Runas al fin podemos disfrutar en español de la obra de esta premiada autora norteamericana. Si algo tenía claro después de disfrutar como un enano con The Mirror Empire y su continuación Empire Ascendant, es que las tramas de Hurley están repletas de ideas llamativas y planteamientos sorprendentes, sobre todo a la hora de presentar sus personajes. Su space opera Las estrellas son Legión también sienta sus bases sobra estas características, dejándonos una historia que atrapa al lector por los misterios que envuelven a sus protagonistas, por lo decadente y ajeno de su ambientación, y por la profunda humanidad que envuelve los sentimientos de cada uno de sus personajes.
Las estrellas son Legión nos presenta a Zan, una guerrera sin memoria que despierta para descubrir que es la principal arma de una lucha interminable entre clanes enfrentados. Las Katazyrna y las Bhavaja llevan siglos luchando por el control de la Legión, un gigantesco sistema formado por naves-mundo que orbitan en el espacio. La pieza clave de esta sangrienta partida es la nave-mundo Mokshi, un lugar al que solo Zan parece ser capaz de llegar y lo que la convierte en una codiciada aliada para el final de la guerra.
La novela nos pone en el punto de vista de Zan, un punto de vista muy limitado porque ella misma ha perdido la memoria y apenas recuerda nada de su pasado. ¿Cuánto de lo que le dicen las personas que la rodean es cierto? ¿Cuánto pura manipulación para tenerla controlada? Un juego de engaños, recuerdos borrosos y falsas sensaciones se apodera de la mente de Zan, que tendrá que descubrir por si misma cual es su pasado y que es lo que pretendía la primera vez que perdió sus recuerdos. Clave en este proceso será Jayd, hija de la implacable Lord Katazyrna y que parece una aliada de Zan... parece. ¿Cómo estar segura de quienes son tus aliadas y quiénes tus enemigas cuando no recuerdas nada?  
Conforme la obra avance también nos pondremos en la piel de la propia Jayd, la otra gran protagonista de la novela. Una mujer en principio más fría y calculadora, pero que conforme ahondemos más en sus pensamientos nos ayudará a reconstruir el puzzle del pasado de Zan, e ir desentrañando lo que ocurre actualmente en la Legión. Así acabaremos descubriendo una compleja lucha de intereses y de facciones en el corazón de este gigantesco enjambre de naves, donde todas luchan por la supervivencia a costa del resto, y donde la estructura social y de castas constriñe de una forma muy estricta las relaciones. Tanto Zan como Jayd tendrán que abrirse paso por estas procelosas aguas, en busca de la humanidad que quede en ellas... o que sean capaces de salvar para el futuro de la Legión.
Por supuesto gran parte del atractivo de la obra recae sobre su poderosa y llamativa ambientación. Hurley nos presenta una guerra entre sociedades donde todos sus miembros son mujeres (si, de ahí que alguien tratara de burlarse (?) de la obra tildándola de 'Lesbianas en el Espacio'). Si en su trilogía fantástica Worldbreaker Saga apuesta por sociedades matriarcales, en Las estrellas son Legión nos sorprende con estas sociedades espaciales donde los hombres directamente no existen. Cada nave-mundo se perpetua indefinidamente de una forma que el lector deberá descubrir junto con Zan, y llegaremos a ser testigos del despiadado equilibrio necesario para que convivan creación y destrucción, para mantener la vida y la muerte en un ciclo interminable. Todo ello nos lleva hasta el papel de las mujeres como dadoras de vida, y los complejos sentimientos que generan la maternidad, tratados de una manera realmente fascinante y cercana.
También me gustaría destacar la extraña fusión tecnológica de estas sociedades, digna de los momentos más repulsivos de David Cronenberg. Las enormes naves-mundo de Hurley son una mezcla de elementos tecnológicos y elementos biológicos, que resultan al mismo tiempo sorprendentes y repugnantes (una idea que la autora ya había explorado antes en los Templos que aparecen en su trilogía fantástica Worldbreaker Saga, pero sin llegar al nivel de corrupción que encontramos en esta novela).
Las estrellas son Legión nos mete en una historia de supervivencia y autoconocimiento, donde sus dos protagonistas principales tendrán que descubrir el misterio que se oculta en el corazón del sistema de naves-mundo de la Legión. Con una ambientación sugerente, que mezcla de una forma sorprendente y repulsiva lo biológico y lo tecnológico, Hurley nos lanza a una despiadada odisea externa e interna.  La novela nos llega con una magnífica traducción a cargo de Alexander Páez, que hace que durante su lectura uno se olvide de que está leyendo una traducción, y que permite disfrutar cada uno de sus sorprendentes giros. Aunque puede haber algún momento en el tramo medio de la novela donde la acción se estanca algo, los personajes siguen manteniendo la suficiente fuerza y dinamismo para mantener al lector en la brecha hasta descubrir como encajan cada una de las piezas que dan forma al enigma de la Legión.



VALORACIÓN 10/10

FICHA
Las estrellas son Legión
Kameron Hurley
Runas
Traducción de Alexander Páez
Rústica con solapas, 352 páginas


4 comentarios:

  1. Esta es una de mis lecturas top para final de año o principios del que viene. Creo que será más lo segundo, pero más pronto que tardé me voy a hacer con esta joya de la que tan bien estáis hablando.

    Saludos y gran reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Una ambientación fascinante (y asquerosa, ya verás), grandes personajes y muy intensa. Y a ver si tenemos suerte y traducen también Wolrdbreaker Saga, porque su trilogía de fantasía también es la caña.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Pues a mí el tema asqueroso es lo que más me echa para atrás, la verdad. No nos engañemos, el libro me duró dos días ��, pero esto me sacaba un poco de la lectura. Lo demás me encantó: la trama, la resolución, el planteamiento... Especialmente interesante me parece cómo trata la reproducción y el ciclo de vida de los mundos. Además, esperaba que el hecho de que fueran todo mujeres se me hiciera raro, pero está escrito de una forma muy natural. Yo no le daría un 10, pero me gustó bastante.

    Un saludo,
    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elena. A mi me gustó mucho ese enfoque, sobre todo cuando parece que siempre visitamos futuros de máquinas y naves frías y tecnológicas. Estas naves vivientes, repulsivas, tienen su encanto, aunque son bastante asquerosas por la forma en que reciclan todo.

      Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...