lunes, 20 de noviembre de 2017

Reseña: Empire Ascendant, de Kameron Hurley

SINOPSIS: [OJO, la sinopsis revela información muy, muy spoileante de la primera entrega] Cada dos mil años, la estrella oscura Oma aparece en el cielo, trayendo consigo una marea de muerte y destrucción. Y aquellos que sobreviven deben lidiar con amigos y enemigos recientemente imbuidos de violentos poderes. El reino de Saiduan ya está en la ruina, diezmado por invasores de otro mundo que comparten los rostros de aquellos que quieren destruir.
Ahora la nación de Dhai está bajo asedio por esa misma fuerza. Su única esperanza de supervivencia esta en manos de un gobernante ilegítimo y una pinche de cocina con una poderosa pero impredecible magia. A medida que el Imperio extranjero se extiende como una enfermedad por el mundo, uno de sus antiguos aliados toma de nuevo la espada para destronar a la Emperatriz, y dos eruditos esclavos comienzan un peligroso viaje a casa con un secreto perdido hace mucho tiempo que esperan que sea la clave para acabar con el Imperio.
Pero cuando el enemigo comparte tu propio rostro, ¿en quién se puede confiar?



RESEÑA: El mundo de Raisa, donde transcurre esta fascinante Worldbreaker Saga y un puñado de relatos más surgidos todos de la imaginación de la escritora Kameron Hurley, se enfrenta en esta segunda entrega a una guerra total donde ninguno de los bandos en contienda está dispuesto a rendirse porque dicha decisión significaría su completa desaparición. Tras el sugestivo arranque que marcaba The Mirror Empire (aquí mi reseña), donde la norteamericana nos ofrecía una dinámica historia, con personajes atractivos y sobre todo con una original y sugestiva ambientación, apostando por sociedades mucho más llamativas para el interés del lector que los habituales mundo medievales excesivamente exprimidos por la fantasía. 
En Empire Ascendant todos los bandos enfrentados en esta guerra son conscientes de lo que se juegan: el completo exterminio a mano de los Tai Mora. Las revelaciones sembradas en el último tramo de la entrega anterior dejan bien claro que el reino de Dhai y el Imperio de Dorinah son los siguientes objetivos de los implacables invasores extranjeros, en busca de unos objetivos todavía poco claros pero que poco a poco se irán desvelando. Una vez más la trama apuesta por una gran diversidad de puntos focales, centrada en hasta ocho protagonistas diferentes y otras tantas localizaciones principales, lo que al tiempo que le aportan un gran dinamismo a la historia en ocasiones pueden hacer que el lector se siente un poco perdido entre tantos elementos en juego al mismo tiempo.
Y es que si algo destaca de esta segunda parte de la saga de los Rompemundos es que su imparable ritmo que arrastra al lector a una aventura donde se mezcla la despiadada guerra, la lucha por la supervivencia, las intrigas, y los secretos del pasado. Sus personajes son llevados al límite por una situación que se está volviendo cada vez más desesperada, con un implacable ejército invasor que también tiene el tiempo en su contra y lo lleva a volverse todavía más despiadado.
—He estado asustada toda mi vida y nunca me ha dado nada. 
—El miedo templa las malas decisiones.
Una vez más Kameron Hurley nos presenta una refrescante fantasía donde a través de diversas y complejas sociedades explora los entresijos de todas las culturas, y nos hace plantearnos hasta que punta estas llegan a constreñir nuestra forma de ver el mundo. Sus personajes tiene que hacer frente a las limitaciones con las que su propia educación y cultura coartan sus mentalidades, o  tratar de dilucidar hasta que punto merece la pena sacrificar lo que convierte a una civilización en lo que realmente es. Este acercamiento resulta particularmente interesante para comprender el dilema al que se enfrentan los pacíficos Dhai si pretenden sobrevivir a una brutal guerra sin ver su sociedad convertida en todo lo que rechazan.
Además, después de que la escritora norteamericana nos planteara civilizaciones tan diferentes como las de Dhai, Dorinah, Saiduan y Tai Mora, en Empire Ascendant Hurley no se queda corta y amplía su mundo con otras dos más: los reinos de Aaldia y Tordin. En realidad solo este último tiene el suficiente peso y definición para resultar destacable, y con el la autora explora por fin una sociedad patriarcal que choca de frente con las civilizaciones matriarcales que predominan en el mundo de Raisa. Desde luego Saradyn, el rey de Tordin, cumple a la perfección como personaje miserable y rastrero, con un toque de 'locura' que aporta mucho interés a su trama.
Desde luego Kameron Hurley tampoco se corta a la hora a añadir su toque grimdark a la historia, algo que ya se percibía también en The Mirror Emprie. La escritora norteamericana no ahorra sufrimiento a sus personajes, que a cada paso sufrirán mutilaciones, heridas y hasta la muerte como castigo por sus errores... o los ajenos. Porque el mundo de Raisa tampoco es un lugar justo en el que vivir.
—No eres estúpido, sólo ignorante. Lo maravilloso de la ignorancia es que se puede solucionar fácilmente. La estupidez no.
En el punto negativo de Empire Ascendant hay que señalar que algunos de los personajes que resultaban altamente atractivos para el lector en la primera novela, como Zezili o Taigan, en esta segunda entrega quedan bastante desdibujados en la trama general, perdiendo mucho peso e impacto. Una pena, porque ambos presentaban dos creaciones realmente fascinantes, y esperaba mucho más en esta nueva entrega. Una de ellas se embarca en una misión a priori sumamente fascinante pero que se acaba diluyendo en agua de borrajas, y la segunda se enfrenta a un papel mucho menos principal que la deja muy en segundo plano en la acción (aunque queda la esperanza de que Hurley la haga resurgir con toda su fuerza en la conclusión de la trilogía).
Con Empire Ascendant Kameron Hurley apuesta por una segunda entrega con un ritmo imparable, en un mundo con una fascinantes culturas que chocan de frente por la supervivencia. Una aventura con mucha acción, personajes llevados hasta el límite y trufada con algunos toques de ciencia ficción que son lo suficientemente atractivos como para mantener a lector enganchado hasta el final. Reconozco que la organización y sincronización de la trama, especialmente en su último final, no me ha parecido el más acertado y algunos arcos argumentales se enfrentan a un cierre excesivamente atropellado, pero como todo ello transcurre de una forma tan dinámica no queda más remedio que rendirse ante este tren desbocado de acción y emociones. La lectura en conjunto resulta tan entretenida que Empire Ascendant logra mantener atrapado al lector durante toda su extensión, convirtiéndose en una sobresaliente segunda entrega, que nos deja con ganas de que Kameron Hurley concluya la escritura de The Broken Heavens para enfrentarnos al último movimiento de esta apasionante historia.



VALORACIÓN 9/10

FICHA
Empire Ascendant (The Worldbreaker Saga, 2)
Kameron Hurley
Angry Robot
Rústica sin solapas, 464 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...