lunes, 7 de agosto de 2017

Mis impresiones del 7x04 The Spoils of War


El ecuador de la séptima temporada de Juego de tronos ha llegado este año un poco antes de lo que nos había acostumbrado la adaptación de Canción de hielo y fuego a lo largo de su historia. Con la reducción en el número de episodios ya solo nos quedan tres más para enfrentarnos al final de temporada, así que la serie de HBO sigue pisando a fondo el acelerador para revolucionar la guerra por los Siete Reinos. Si la semana pasada tuvimos un gran capítulo al que se le echaba en falta un mayor desarrollo de la contienda bélica, narrada para mi gusto con un exceso de elipsis teniendo en cuenta su gran presupuesto, este semana The Spoils of War (Botines de guerra) ha llegado para dejarnos plenamente satisfechos en todos los sentidos, y alzándose como el capítulo más redondo de lo que llevamos de temporada.
¿Hacemos un repaso a los últimos sucesos de la lucha por el Trono de Hierro?


DESEMBARCO DEL REY. Ya hemos visto que el inicio de la guerra entre Lannisters y Targaryen ha dejado las primeras victorias del lado de los leones. En la capital la reina Cersei se ha anotado otro importante tanto pagando la ingente deuda que la corona tiene con el Banco de Hierro de Braavos gracias al oro de la caída casa Tyrell. Los banqueros no pueden estar más contentos con su alianza con la nueva reina del Trono de Hierro, aunque Cersei sigue preocupada por la verdadera amenaza para su recién instaurado gobierno: la invasión Targaryen.

Para ello la reina negra tiene reservado un nuevo as en la manga (así como los guionistas): la Compañía Dorada. La más célebre compañía mercenaria (al menos en los libros, porque en la serie creo que no se ha mencionado nunca) podría ser el refuerzo perfecto para enfrentarse a los ejércitos Targaryen... aunque no los veo muy favorables a la causa Lannister. En teoría luchan por la instauración de un monarca Fuegoscuro en el Trono de Hierro, pero con Benioff y Weiss al mando no podemos descartar nada. Ni siquiera que se presenten en los Siete Reinos con Gendry como futurible rey. ¿Estáis oliendo ese tufo? Si, son los libros de George Martin que los guionistas han lanzado a la hoguera.


EL NORTE. La nevada Invernalia ha sido el lugar elegido para los encuentros y despedidas del episodio. Pero antes de todo ello hemos tenido a Meñique, que sigue tratando de asegurar su posición de fuerza ganándose a Bran Stark, aunque lo cierto es que se mueve sobre hielo muy quebradizo. ¿De verdad pensaba que el regalo del cuchillo valyrio iba a agradar a Bran? Al menos hemos tenido la alegría de volver a ver a Lord Baelish muy, muy descolocado, cuando el nuevo Cuervo de Tres Ojos ha desvelado su conocimiento omnisciente... ahora solo queda por ver si le de por tirar de la manta y dejar el manipulador Lord Baelish en evidencia.
Pero el frío comportamiento del joven Stark no se reserva solo para los enemigos de su casa, si no para aquellos más cercanos. Si el episodio pasado ya lo comprobó Sansa, esta semana le ha tocado a Meera Reed, inseparable de Bran en todas sus aventuras y desventura desde que salieron de Invernalia en dirección al más lejano Norte. Ahora que la chica pretende regresar con su familia la despedida ha sido heladora como el corazón de un caminante blanco. Pero es que como ya comentaba la pasada semana, está claro que Bran ya no es Bran: el Cuervo de Tres Ojos ha devorado al joven chico Stark y lo ha hundido bajo el peso de sus asombrosos poderes. Esperemos que al menos su sacrificio sirva para salvar al resto de los Siete Reinos.
Por suerte hemos tenido un gran reencuentro con el esperado regreso de Arya a su hogar. Después de una larga odisea por dos continentes, la más joven de los Stark ha podido abrazar a alguien de su familia, ante la severa estatua de Ned Stark. A pesar de las diferencias entre las dos hermanas, sin duda ha sido mucho más cálido, aunque todavía queda por ver si por fin se abrazaran Arya y Jon esta temporada.

Con todos los Stark reunidos en Invernalia ya va siendo hora de que Meñique reciba su merecido como iniciador del caos que acabó con varios miembros de su familia. Queda por ver si Bran hace uso de la información que las visiones le han facilitado... o si de una maldita vez informa sobre que sabe sobre la amenaza del Norte. Porque que se mantenga a la espera del regreso de Jon es una forma un poco engañosa de alargar la tensión en Invernalia. ¿Acaso no ha demostrado Sansa que sus habilidades están a la altura para empezar a organizar cualquier tipo de defensa o contraataque? 


ROCADRAGÓN. Mientras Daenerys espera la información sobre el ataque de los Inmaculados a Roca Casterly la reina Targaryen ha tenido tiempo libre para hacer turismo subterráneo con su invitado-prisionero Jon. Estoy seguro que a más de uno se le ha parado el corazón al recordar como acabó el último viaje bajo tierra de Jon con cierta pelirroja salvaje, temiendo que HBO nos reservará una escena por el estilo para unir finalmente los  destinos de ambos personajes. Por suerte para todos no han forzado algo tan poco natural y nos han regalado una escena mucho más potente, arraigada en la milenaria historia de los Siete Reinos.
Jon y Danerys han recorrido los túneles plagados de vidriagón que tanto necesitan en el Norte, al tiempo que introduciéndose cada vez más en la tierra, en una metáfora lo suficientemente clara, han retrocedido hasta el ancestral pasado en el que los hijos del bosque y los primeros hombres vivían en Poniente. (Atención a las "pinturas ruprestres" de los hijos del bosque, que ya hemos visto antes en las 'perfomances' que hacen los Otros con los cadáveres de sus enemigos). Si ellos pudieron unir fuerzas contra los caminantes blancos, nosotros no podemos ser menos, le ha venido a decir el Rey en el Norte. Bien jugado Jon, aunque la Targaryen sigue machaconamente a lo suyo: ¡dobla la rodilla, norteño!
El buen rollo imperante en la isla se ha roto con la llegada de las malas noticias de la guerra. La treta de los Lannister ha puesto en tela de juicio de las tácticas de Tyrion, y Daenerys parecía dispuesta a darle un poco de 'fuego y sangre' a Desembarco del Rey. Sin embargo, gracias a la sensatez de Jon la reina dragón ha reconsiderado sus opciones. Porque es cierto que reducir a cenizas la capital no ayudará a que los habitantes de los Siete Reinos la consideren una mejor opción al trono que Cersei "RevientaSeptos". Eso sí, reducir a cenizas ejércitos enemigos siempre es una gran política de conquista, ¿verdad, Aegon? Pues a ello que se marcha tan feliz...


EN LA GUERRA. El último tramo del capítulo ha sido lo mejor de la dosis semanal de Juego de tronos, algo en lo que estoy seguro que todos coincidiremos. Antes hemos tenido una breve presentación del ejército Lannister en marcha, al comienzo del capítulo, que ha servido para reintroducir de nuevo en la acción al carismático Ser Bronn y para mostrarnos como el oro de los Tyrell es enviado a la capital.
Si el episodio anterior me quejaba de que los guionistas nos habían dejado con las ganas de disfrutar con una batalla en condiciones, The Spoils of War ha saciado por fin esas ansias de sangre y combate a lo grande. Si dejamos de lado que el nuevo Jaime, tan cauteloso tras su derrota por el Joven Lobo, y el mayor estratega de Poniente (Randyll Tarly) se hayan dejado coger por sorpresa por la horda dothraki más gigantesca de la historia sin tener exploradores que vigilaran su avance... bueno, si dejamos eso de lado ha sido una magnífica escena de combate, tanto en su aspecto de espectáculo audiovisual como por lo que significa para la guerra en los Siete Reinos.

Con el asombroso paraje natural de los Barruecos (Cáceres) como telón de fondo (con los consavidos añadidos digitales, que para mi sobraban y le quitan magnificencia al lugar. En serio, Extremadura es bellísima al natural) el ejército de invasión de Daenerys y el ejército de Cersei han tenido su primer choque terrestre. Una de esas magníficas escenas tan bien montadas, brutales y con los inevitables momentos WTF! (si, los dothrakis son el circo del sol a caballo, que pasa) a las que nos ha acostumbrado Juego de tronos desde su segunda temporada. Por supuesto Drogon ha demostrado el destructivo poder de un dragón adulto, decantando aún más la balanza del lado de la Targaryen, pero aún así tampoco le han puesto las cosas nada fáciles.
Bronn ha reaparecido en escena para volver a ser el guerrero de origen humilde dispuesto a dejar su huella en la historia de los grandes señores de Poniente. Como si no tuviera bastante con "prender la mecha" del Aguasnegras, ha estado a punto de matar al primer dragón que vuelve a aparecer en los Siete Reinos después de siglos. El escorpión de Cersei ha demostrado su utilidad y Drogon ha quedado herido (queda por ver si de mucha gravedad, ya que no sería el primer dragón tullido incapaz de volver a volar, la Danza de los Dragones ya nos dejó unos cuantos). El ejército Lannister ha quedado reducido a cenizas, con lo que la situación de Cersei vuelve a ser bastante inseguria, y Jaime Lannister, en su carga suicida, ha estado a punto de unirse sus cenizas a los derrotados (otra vez más con Bronn salvándole el culo). Aunque nos quieren hacer dudar sobre su posible supervivencia, parece poco probable que el Matarreyes vaya a acabar ahogado a lo Isildur.



¿Qué os ha parecido a vosotros Botines de guerra?

Seguir el blog en FACEBOOK y TWITTER

11 comentarios:

  1. Buen resumen, aunque me quedé esperando tus impresiones sobre el baile entre Arya y Brienne, y la posterior expresion en los rostros de Sansa y Meñique

    ResponderEliminar
  2. Pues callando de falta de cierta coherencia, como lo que comentas de no ver venir la horda dothraki, yo añadiría que drogon redujo a ceniza todos los carros menos el del Escorpión, bron acierta a la segunda contra un blanco móvil probablemente a muchas decenas de metros, después del primer disparo no había ningún dothraki dispuesto a abortar el segundo?, en serio el río tenía esa profundidad?, un hombre puede morir por ahogamiento en cuatro minutos, teniendo en cuenta que Jaime ver con armadura a un río profundo como se supone que sobrevive, y seguro que sobrevive.

    En fin, hay más, pero hace tiempo que intento ignorar estas cosas y disfrutar simplemente de la serie. Pero a veces me deja un regusto amargo porque siendo muy buena podría haber sido algo sublime si se hubieran ceñido más a los libros o lo que GRRM les ha contado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rio-acantilado... tal cual... que necesidad... con caer al suelo y quedar medio chamuscado hubiese bastado.

      Eliminar
  3. Me gustá, salvo la escena final en la que debió morir Jaime o el dragón y terminó siendo un artilugio barato propio de otro tipo de serie...bastaba con que capturen a Jaime. La innecesaria estadía de Jon en Rocadragon y el reencuentro con Theon tampoco se explica ni tiene sentido, hubiese preferido ver a todos los Starks reunidos de una vez por todas y evitar repeticiones..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los reencuentros de los Stark los van dosificando a uno por capítulo, cosas de marketing y audiencias ;)

      Eliminar
  4. El capítulo estaba siendo muy bueno hasta los 15 últimos minutos, luego directamente se convirtió en MARAVILLOSO!!! Bronn llevaba bastante sin aparecer, pero que capítulo se ha marcado el jodido, espero que él y Jaime sigan vivos y se reencuentren con Tyrion.

    ResponderEliminar
  5. A mí, además de la batalla final, claro, lo que más me gusto fue el encontronazo entre Arya y Brienne. Estuvo espectacular, las dos están casi al mismo nivel. Y Sansa mirando de lejos, como pensando, ¿qué he hecho de mi vida?, fue genial.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Creo el dragón era Visery no Drogón.

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo contigo, Miguel Angel Pérez Gómez. Había leído que este capítulo iba a ser la ostia y me decepcionó un poco por esos detalles incoherentes.
    Aún así sigue siendo una temporada espectacular, como siempre. Pero espero k la gracia de los dragones no les lleve a perder la cabeza y cuiden u poco más esos detalles...

    ResponderEliminar
  8. Buen resumen y buenas aportaciones. ¿Soy el único que ve a las criaturas de Poniente venidas de otro planeta? ¿La llegada de Rollr en el cometa y con el la magia roja? ¿La pinta de extraterrestre de los caminantes blancos? ¿Las pintadas de planetas y seres en la cueva? Por otra parte, buen momento para dejar caer una posible boda entre Jon y Daenerys, sólo casados la aceptarían como reina y el no se arrodillaria.
    ¿Y si Arya acaba cogiendo el rostro de Jaime y mata a Cersei con facilidad?

    ResponderEliminar
  9. Por diosito, me deja pasmada la profundidad de las charcas -que no ríos- de Malpartida ¿seguro que no era el pantano de Alcántara? jaja
    No hay exploradores en el convoy Lannister. Pues no, como tampoco había naves vigía para detectar a Euron y su flota teletransportada por todos los mares.
    La dichosa Cersei se ha quedado sin provisiones, pero tiene el oro Tyrell y quiere traer a la Compañía Dorada. Venga, hombre, sólo nos falta ver que viene Connington a luchar por ella... AAAGGGHHH.
    Visualmente el episodio es muy bueno, así que, curada de espantos por los guiones y el destrozo argumental, como dice Daniel, me relajo y paso un buen rato mientras espero al Gordo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...