lunes, 6 de marzo de 2017

Reseña: El bazar de los malos sueños, de Stephen King

SINOPSIS: Desde que escribió su primera colección de relatos hace 35 años, Stephen King ha deslumbrado a sus lectores con su maestría para la narrativa breve. En El bazar de los sueños el autor presenta una generosa colección de relatos, algunos inéditos y otros muchos rescatados y revisados en profundidad, que tratan sobre temas como la moralidad, la vida después de la muerte, la culpa, lo que haríamos de otra manera si pudiéramos conocer el futuro o corregir los errores del pasado..., en definitiva, sobre la condición humana, sus límites y recovecos más siniestros.
Además, cada uno de los veinte relatos viene precedido de una introducción en la que Stephen King explica el origen de la historia que estamos a punto de leer y los motivos -en ocasiones personales, autobiográficos- que le llevaron a escribirla.



RESEÑA: La producción literaria de Stephen King es tan extensa como su fama, hasta el punto de que creo que no existe ningún lector que no haya estado sumergido en una u otra ocasión en alguna historia creada por el prolífico escritor de Maine. Personalmente siempre he encontrado su producción corta mucho más satisfactoria que su obra novelística, por lo que sus antologías siempre me parecen una interesante mezcla de lo suele abundar en sus libros: desde el terror y las pesadillas, hasta un duro realismo cargado humor negro. Este es el caso del libro que hoy reseño.
El bazar de los malos sueños es su última antología traducida al español, y recopila veinte historias (entre relatos y novelas cortas) que nos llevan de vuelta a los temores y pesadillas que pueblan la mente de Stephen King, con una gran variedad de estilo y temas. Es cierto que los lectores veteranos reconocerán aquí muchos de los 'tics' y obsesiones habituales del escritor norteamericano (el mal escondido en los objetos más cotidianos, el lado oscuro de la creatividad, los miedos más insospechados,..); pero también aprovecha para mostrarnos una faceta diferente con relatos cargados de un duro realismo o una visión mucho más humorística de la vida. Todos los relatos vienen precedidos de una breve nota explicativa del propio King, en la que el autor nos desvela sus fuentes de inspiración así como el duro trabajo de escritor para lograr "parir" un relato o novela corta.
A la hora de mostrarnos la faceta más terrorífica y sobrenatural del mundo real tenemos de todo un poco. En Área 81 nos pone en la piel de diversos personajes que acaban llegando a un área de servicio abandonada donde se enfrentarán a una destartalada camioneta con ansias de sangre, un relato imposible de leer sin tener en mente el icónico Plymouth Christine del propio King. En La duna un anciano juez sureño desvela el misterioso poder sobrenatural que parece envolver a una apacible duna de arena.
Dentro de este horror sobrenatural King nos deja dos novelitas cortas que son, probablemente, lo mejor de la antología. Niño malo es la historia de un hombre condenado a muerte que la víspera de su ejecución se sincera con su abogado defensor para confesarle las verdaderas razones que le llevaron a cometer asesinato. El escritor logra meternos de lleno en la vida de este torturado criminal y sus extraños encuentros con un niño nada normal, en una recreación de la vida american en los 60 hasta la actualidad que tanto le gusta a King. En Ur un profesor universitario de literatura que acaba de romper con su chica descubre la puerta a una realidad desconcertante, donde la literatura y las nuevas tecnologías tienen una importancia clave. Una novela corta llena de guiños a la saga de la Torre Oscura, y que, aunque el tema final de la historia no sea nada original, logra meterse al lector en el bolsillo.
Otros relatos de la antología aprovechan para sumergirnos en un terror mucho más realista o cotidiano, con situaciones más mundanas pero enfocadas desde la perspectiva oscura que tan bien se le da a King. En La moral una joven pareja con problemas económicos será tentada de una forma muy suculenta por un anciano sacerdote, dispuesto a arrastrarlos con él en su descenso al pecado. En Ese autobús es otro mundo un viaje contrarreloj por las abarrotadas calles de la gran manzana tiene un violento final. Una historia tan común y corriente que el lector apenas puede esperar su desarrollo final.
Stephen King también aprovecha para recrear con su narrativa corta situaciones bastante más corrientes, en relatos de un tono costumbrista pero que siempre acaban dejando un poso profundo en el lector. En Batman y Robin tienen un altercado es capaz de tratar un tema profundamente doloroso (la relación de un padre con alzheimer con su hijo) de una formar realmente entrañable y con un desarrollo magnífico de principio a fin. Una muerte nos mete de lleno en un western crepuscular donde un sheriff lleno de dudas debe detener al supuesto autor de un terrible asesinato. Pero si hay uno que me ha parecido realmente desgarrador es Herman Wouk todavía vive, donde dos madres solteras y su numerosa prole se embarcan en un viaje en coche que sabemos que terminará en desastre. Una historia repleta de dolor y belleza, que enfrenta de una manera descarnada la poesía y la realidad.
Frente a estas historias más trágicas la antología también tiene sitio para mostrarnos la visión humorística del mundo de King. Ya sea a través de un humor muy negro, como en la tragicómica Premium Harmony donde una pareja que no se soporta de detiene para comprar en un supermercado, donde tendrán tiempo para descubrir sus verdaderos sentimientos. En Más allá el escritor de Maine imagina que nos espera tras la muerte cuando un anciano atraviesa el  célebre pasillo que lleva hasta la luz blanca. Pero sin duda es con Fuegos artificiales en estado de ebriedad donde el lector no podrá contener las carcajadas ante la surrealista lucha que se establece entre vecinos la noche del 4 julio. Una americanada tan desconcertante como creíble, y que perece digna de su propia película cómica.
Inevitablemente hay algunos de los relatos incluidos en la antología son mucho menos destacables. Reconozco que apenas me ha interesado Billy Bloqueo, una historia sobre un poco común jugador de béisbol en la 'época dorada' de este deporte, quizá debido a mis mínimos conocimientos sobre el deporte rey norteamericano. Lo mismo podría decirse de un par de poemas que ha King ha incluido, que el mismo reconoce que no son su fuerte y que después de leerlos no se puede sino coincidir con su opiniónLa iglesia de huesos (con un marcado tono lovecraftiano en algún momento) o Tommy, un panegírico fúnebre a un amigo de juventud.
No obstante en conjunto El bazar de los malos sueños es un entretenido recorrido por los oscuros recovecos de la mente de Stephen King, capaz de maravillar al lector tanto por lo inesperado como por lo siniestro de sus narraciones. Desde los sucesos más cotidianos a las ocurrencias más sobrenaturales todo tiene cabida en el bazar del asombroso regentado por el escritor de Maine, que vuelve a demostrar que en las distancias cortas es difícil no dejarse seducir por su encanto narrativo. Salvo un par de relatos y sus poemas, la gran mayoría de historias incluidas en la antología se devoran casi sin darse cuenta, dejándose llevar por la maestría con la que King logra despertar el interés del lector. Es casi imposible que este no se deje seducir por la habilidad con la que el prolífico autor de Maine va colocando las piezas de sus historias, siempre listo para asombrar o aterrorizar, demostrando que el poder del mago del terror sigue intacto... por si alguien lo dudaba.





VALORACIÓN 8/10

FICHA
El bazar de los malos sueños
Stephen King
Plaza & Janés
602 páginas, tapa dura con sobrecubierta
Traducción de Carlos Milla Soler
23,90 euros

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...