miércoles, 18 de enero de 2017

Reseña: Estados Unidos de Japón, de Peter Tieryas

SINOPSIS: Hace unas décadas, Japón ganó la Segunda Guerra Mundial. Los estadounidenses adoran a su infalible emperador y nadie cree que la conducta de Japón en la contienda no fuera ejemplar. Nadie excepto los George Washingtons, una facción proestadounidense que intenta recuperar la gloria de los viejos Estados Unidos. Su última táctica subversiva es distribuir un videojuego ilegal que pide a los jugadores que imaginen cómo sería el mundo si Estados Unidos hubiera ganado la guerra.
El capitán Beniko Ishimura, censor de videojuegos, se dedica a captar posibles traidores, cuando un día recibe una misteriosa llamada del general Mutsuraga, al que sirvió hace muchos años, y su vida se convierte en una montaña rusa que le llevará a conocer a Akiko Tsukino, una oficial de la policía de Tokio que intenta descubrir la relación de Ishimura con el videojuego United States of America, que algunos insurgentes están usando para avivar el nacionalismo estadounidense. Los orígenes del videojuego subversivo son aún más polémicos y peligrosos de los que nadie sospecha.



RESEÑA: La ucronía ha sido un género que ha dado grandes novelas a la ciencia ficción, basando siempre sus tramas en curiosas premisas que llevan los derroteros históricos por rumbos desconcertantes pero casi nunca difíciles de considerar creíbles. Esto es lo que logra el norteamericano Peter Tieryas en su primera obra traducida al español gracias al sello Nova, Estados Unidos de Japón, en la que nos lleva al pasado para imaginar que diferente podría haber sido su país si el Imperio de Japón hubiera salido vencedor de la Segunda Guerra Mundial. El resultado es una historia oscura, que saca a flote lo peor del género humano en un mundo repleto de opresión, miedo y brutalidad, donde la tiranía domina hasta el más pequeño rincón de la vida, al mismo tiempo que es capaz de reservar un pequeño hueco para el optimismo.
Estados Unidos de Japón sería imposible de entender sin la que quizá sea la más célebre de las ucronías: El hombre en el castillo, de Philip K. Dick. En ella el imaginativo escritor norteamericano recreaba como habría sido la historia de EE. UU si el Eje hubiera ganado la Segunda Guerra Mundial, repartiéndose su territorio con Japón. En forma de homenaje no disimulado Peter Tieryas imagina una situación muy parecida, con un Imperio japonés que ha logrado poner de rodillas a su enemigo y lo ha convertido en poco menos que en una colonia de su forma de vida oriental... y de su opresivo gobierno, dispuesto a castigar la disidencia al divino Emperador de la forma más dura.
EUJ arranca en el año 1948 y nos pone en la piel de un puñado de japoneses y personas de ascendencia japonesa que están recluidos en un campo de prisioneros en territorio de EE. UU, donde son torturados y tratados brutalmente. Desde un principio nos queda bastante claro que la historia está discurriendo por un curso diferente al nuestro: la Segunda Guerra Mundial todavía dura y en esta ocasión el Imperio de Japón ya ha puesto pie en territorio de EE. UU. Pronto descubriremos que EE. UU. es obligado a capitular cuando el Emperador ordena usar una terrible "arma secreta" contra sus enemigos.
Inmediatamente todos los prisioneros japoneses son liberados y no tardarán en descubren la forma despiadada en la que los derrotados y disidentes son tratados por el nuevo gobierno imperial. Las detenciones, la tortura y las ejecuciones ahora se ceban con los antiguos norteamericanos, que tendrán que aprender a adaptarse al nuevo gobierno, totalitario y opresivo.
Después saltamos en el tiempo unos cuarenta años hasta el momento presente, que en la novela de Tieryas se sitúa en 1988. Los Estados Unidos de Japón se preparan para celebrar la conmemoración de su victoria mientras que las fuerzas policiales estatales tienen que hacer frente a un enemigo oculto: los 'George Whasingtons', un grupo de rebeldes que defienden la libertad de su antigua patria mediante la difusión de un videojuego titulado United States of America que imagina como sería el mundo si la guerra la hubiera ganado EE. UU. 
En medio de esta 'lucha secreta' por la libertad se encuentran dos personajes muy diferentes, ambos con una pátina de lo más antiheroico que es lo que atrapa y fascina al lector nada más conocerlos. El primero de ellos es el capitán Beniko Ishimura, encargado de vigilar y censurar videojuegos que vayan contra los principios imperiales. Este agente de la Oficina de Censura de los EUJ se lo toma muy en serio, hasta el punto de que es célebre por un motivo: cuando era solo un niño denunció a sus propios padres por traidores a la patria y estos no les quedó más remedio que suicidarse.
La otra gran protagonista de la novela es la agente de la Tokko (policía política imperial) Akiko Tsukino, una despiadada perseguidora de disidentes. Mientras que Beniko todavía mantiene un atisbo de descarado cinismo frente a su mundo (cuidadosamente oculto para no ser catalogado de disidente), Akiko es una convencida servidora del Imperio, capaz de hacer cualquier cosa (y aquí podéis incluir lo más miserable y cruel que podáis imaginar) para mantener el gobierno del divino Emperador.
Ambos personajes tendrán que colaborar para tratar de descubrir quienes están distribuyendo el videojuego United States of America en una trama que mezcla la investigación policíaca con la aventura de pura acción. Mientras recorremos esta alternativa ciudad de Los Angeles iremos descubriendo las distintas particularidades de esta extraña mezcla cultural entre el pais nipón y los antiguos EE. UU. Peter Tieryas hace una ecléctica y llamativa fusión entre la historia que podría haber sido y un mundo repleto de elementos reconocibles de la cultura japonesa pop: restaurantes de comida rápida japonesa, gigantescas salas repletas de máquinas juegos de azar (si, el pachinko arrasa en estos EUJ), unos videojuegos que copan casi todas las facetas de la vida gracias a las porticales portatiles hasta el punto de organizarse enfrentamientos en torneos ilegales o los gigantescos 'mechas' que patrullan las ciudades como fuerzas de seguridad militares.
Poco a poco descubriremos los secretos que se esconden tras la creación del misterioso videojuego 'revolucionario', pero también las sombras que hay en el pasado de los protagonistas. Tanto a través de sus recuerdos como de una serie de capítulos en flashback iremos reconstruyendo la historia de Beniko Ishimura y su relación con la historia reciente de los EUJ. Además Beniko y Akiko tendrán que aprender a colaborar si quieren sobrevivir a la lucha contra los George Washingtons y contra la terrible maquinaria estatal de los Estados Unidos de Japón, dispuesta a aplastar a todo lo que se salga de su cuadriculada forma de entender la vida. Y es que el mundo que recrea Tieryas es profundamente totalitario e intolerante con los que tratan de pensar de forma independiente, lo que obligará a Beniko y Akiko a cambiar su forma de ver su mundo si quieren seguir vivos.
Estados Unidos de Japón es un homenaje reconocido a la obra de Philip K. Dick que es capaz de explorar con suma originalidad la misma premisa que El hombre en el castillo. Peter Tieryas nos presenta un mundo deprimente donde la tiranía, el totalitarismo, la vigilancia constante y los castigos más brutales se imponen a una sociedad acobardad y adoctrinada a partes iguales. Los EUJ se convierten en una localización sumamente original (y oscura) en la que se mezclan de forma satisfactoria los elementos más conocidos de la cultura nipona con formas de vida propias de EE. UU.
Tieryas nos presenta una visión nada optimista de la historia, donde se empeña en dejar claro que cualquier rumbo que tomemos estará marcado por lo peor del ser humano. Eso sí, el autor se guarda un pequeño resquicio para el optimismo en las decisiones personales que se pueden tomar, y es aquí donde los personajes (para nada heroicos) mantienen vivo su granito de humanidad, sacándola a la luz cuando menos lo esperamos. En medio de la situación más oscura y desesperada Estados Unidos de Japón nos deja mantener la esperanza en los pequeños gestos, en los sacrificios personales capaces de otorgar un poco de fe en la raza humana.


VALORACIÓN 8/10


FICHA
Estados Unidos de Japón
Peter Tieryas
Nova, rústica con solapas
Traducción de José Heisenberg
408 páginas
20 euros

4 comentarios:

  1. ¡Hola! Buenísima reseña, el hype por esta novela lleva meses creciendo, y hoy por fin sale a la venta. Intentaré hacerme con ella lo antes posible, y eso que cuando se empezó a hablar de este libro pensaba dejarlo pasar, pero al final es imposible.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! A veces el hype es contraproducente, para mi también era una de las novelas más interesantes de este comienzo de año, pero por suerte no decepciona. Una historia con unos personajes que atrapan, y una ambientación muy lograda y llamativa. Ya me contará que te parece cuando la leas, saludos.

      Eliminar
  2. Hola :) Pues nada, si ya no estaba convencido pues con la reseña tengo aún más ganas de leerlo. Mira que no soy un gran fan de las ucronias o similares, pero hay cosas que uno debe leer irremediablemente. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo mejor que tiene EUJ son sus personajes. Si, la ambientación y el juego de la ucronía tiene mucho peso, pero lo que de verdad engancha son los personajes antihéroicos que encuentras, me han sorprendido muy gratamente. Espero tu reseña, Daniel ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...