martes, 11 de octubre de 2016

Capítulo de apertura de Oathbringer, tercera novela del Archivo de las Tormentas

La tercera novela de la saga del Archivo de las Tormentas está encarando su recta decisiva, que permitirá que Brandon Sanderson pueda publicarla en inglés a finales del próximo año. Por suerte para los devotos seguidores del Cosmere, el autor de Nebraska ya nos ha dejado algunos pequeños adelantos de Oathbringer (Juramentada, como se titula provisionalmente la obra), y hoy os traigo otra pequeña joyita de la épica historia ambientada en el asombroso mundo de Roshar.
Se trata nada menos que del primer capítulo de la novela (sin contar el prólogo de la misma). Brandon Sanderson ya leyó una primera versión de este capítulo en la FantasyCon de Salt Lake City en julio de 2014 (incluso podéis ver los videos que se grabaron con el autor leyendo el fragmento en este enlace), y unos meses después pudimos leer una versión un poco más pulida de dicho capítulo de apertura. Os dejo mi traducción del interesante fragmento, para que vayamos aligerando la espera de la próxima entrega del Archivo de las Tormentas.

Kaladin, por Alex Allen.


Kaladin caminaba penosamente por un campo de tranquilos rocabrotes, plenamente consciente de que era demasiado tarde para evitar el desastre. El conocimiento lo volvía más lento, presionando contra sus hombros con una sensación casi física, casi con el peso de un puente que se viera obligado a llevar el solo.
La tierra a su alrededor debería haberle sido familiar. En cambio parecía salvaje, descuidada, extraña. Después de tanto tiempo en los Tierras de la Tormenta (esas tierras orientales que se llevaban lo peor de las tormentas) casi había olvidado el aspecto de un paisaje más fértil. Los rocabrotes crecían aproximadamente tan grandes como barriles, con las parras tan gruesas como su muñeca derramándose hacia fuera y lamiendo el agua de los charcos en la piedra. La hierba se extendía en el campo y le llegaba hasta la cintura, moteada con vidaspren brillantes. La hierba era de un verde vibrante y lenta para retirarse en sus madrigueras cuando se acercaba.
Kaladin sacudió la cabeza; la hierba cerca de las Llanuras Quebradas apenas crecía tan alta como el tobillo, y sobre todo en parches amarillentos en el lado de sotavento de las colinas. Casi cualquier cosa se podía esconder en estos campos. Todo lo que tendría que hacer era agacharse y esperar a que la hierba se alzara de nuevo en torno, y tendría un punto de emboscada perfecta. ¿Cómo es que nunca se había dado cuenta durante su juventud? Había corrido a través de campos de este tipo, jugando a atraparse con su hermano, tratando de ver quién era lo suficientemente rápido para coger puñados de hierba antes de que se ocultara.


Algo le llamó la atención, y se volvió, sorprendiendo a un parche de hierba a su alrededor. Kaladin se sentía agotado. Agotado. Como... como una poderosa tormenta que había perdido su furia, y ahora era sólo una brisa suave. Su dramático vuelo había comenzado con más luz tormentosa de lo que había pensado que podía contener, y una gran cantidad más metida en los bolsillos y la mochila, en la forma de gemas. Había terminado así, cojeando, caminando penosamente exhausto a través de los campos.  Tal vez podría haber volado todo el camino hasta el noroeste de Alezkar desde las Llanuras Quebradas si hubiera estado más entrenado con sus poderes. Como estaba, a pesar de llevar la riqueza de un rey en gemas, se había quedado sin luz tormentosa en algún lugar del principado de Aladar.
Había viajado cientos de millas en medio día. Y no había sido suficiente. Este último tramo, menos de treinta millas a pie, habían sido insoportable. ¡Muy lento! Antes habría atravesado esta distancia en un parpadeo, pero había estado caminando durante dos días. Se sentía como un hombre que había estado ganando una carrera a pie, sólo para tropezar y romperse las piernas a un palmo de la línea de meta.
Al acercarse al objeto que había visto antes, y la hierba retirándose amablemente hacia atrás ante él, se reveló una mantequera de madera rota. Para convertir la leche de cerda en mantequilla. Kaladin apoyó los dedos en la madera astillada; sólo los ricos tenían acceso a suficiente leche para este tipo de cosas, y una mantequera habría sido encerrado bajo llave antes de una tormenta. Vio a un lado otro trozo de madera que asomaba sobre la hierba, como la mano de un hombre que se ahoga tratando de alcanzar el cielo.
Syl descendió como un rayo con forma de cinta de la luz, cruzando ante su cabeza y girando alrededor de la madera. Podía sentir la curiosidad de sus movimientos, a pesar de que no  había manifestado un rostro aún. ¿Estaba equivocado, o era su vínculo cada vez más fuerte? ¿Su capacidad de leer sus emociones, y ella las suyas, mejoraban?
Quizás era solo familiaridad.  "Es el lado de un techo", dijo Kaladin. "El borde que cuelga es el lado de sotavento de un edificio." Probablemente, una nave de almacenamiento, a juzgar por los restos que había visto en el campo.
Alezkar no estaba en las Tierras de la Tormenta, pero tampoco era un terreno suave, libre de tormentas como las tierras occidentales. Los edificios aquí se construían bajos y achaparrados, sobre todo fuera de las grandes y abrigadas ciudades. Estarían apuntaban hacia el este, hacia las tormentas y las ventanas sólo estarían en el sotavento, en el lado oeste. Al igual que la hierba y los árboles, la humanidad se inclinaba ante las tormentas. La alternativa era romperse en pedazos, porque el Padre Tormenta no sufría la insolencia.
Pero, entonces, estos objetos (destruidos libremente al viento, depositados a millas de su origen) no habían llegado arrastrados por una alta tormenta. Otro viento más terrible había cometido esta acción: una tormenta que soplaba en la dirección equivocada.
Esa simple idea aumentó el pánico en su interior, una sensación como cuando veía una lluvia de flechas cayendo sobre sí mismo y sus hombres. La tormenta eterna, como se la llamaba, era tan mala, tan poco natural, como un bebé nacido sin rostro. Algunas cosas nunca deberían existir.
Y, lo más preocupante era que la tormenta en sí no era el peor de sus problemas.
Se puso en pie y dejó los escombros atrás, continuando su camino. Se había cambiado el uniforme antes de irse, desde el Portal hasta las Llanuras Quebradas, a continuación lanzándose al cielo y corriendo desesperadamente hacia Alezkar. Su uniforme viejo había estado ensangrentado y andrajoso, aunque éste no estaba mucho mejor. Un repuesto, el uniforme genérico Kholin, ni siquiera de la vieja Guardia Cobalto. Se sentía mal al no llevar el símbolo del Puente Cuatro. Pero muchas cosas le sentaban mal en estos días.
Juro que reconozco este lugar, pensó para sí mismo, coronando una colina. Un río rompía el paisaje a su derecha, pero era uno pequeño, no permanente (de los que surgen sólo después de una tormenta). Aún así, los árboles brotaban a lo largo de sus orillas, ávidos de agua extra, y marcaban el rumbo. Sí... Eso sería Hobble's Brook. Así que si miraba directamente al oeste...
Con la mano protegiéndose los ojos, miró. Colinas cultivadas; sobresalían como las coronas de la calvicie de los hombres de edad avanzada. Sin hierba, sin rocabrotes. Pronto estarían untadas con semillas de crem, y los pólipos de lavis podrían empezar a crecer. Eso no había comenzado todavía, probablemente. Se suponía que estaban en el Llanto. La lluvia debería estar cayendo en este momento en un flujo constante, suave.
La tormenta eterna que había soplado temprano en la mañana había barrido las nubes a su paso, deteniendo la lluvia. Por mucho que despreciara el Llanto, no estaba contento de ver marchar la lluvia. Deberían haber durado siete días más, pero la tormenta de rumbo equivocado aparentemente las había interrumpido. Otro efecto no natural.
Kaladin se había visto obligado a capearla en un hueco de la roca, cortado con su espada esquirlada. Tormentas, había sido aún más inquietante que una alta tormenta.
Coronó la cima de una colina, inspeccionando el paisaje. Mientras lo hacía, Syl se deslizó en frente suyo, una cinta de la luz. "Tus ojos son de color marrón otra vez", señaló.
Había llevado un par de horas sin usar luz tormentosa o sin convocar su espada esquirlada. Cuando hacía ambas cosas, sus ojos destilaban a un azul claro cristalino, casi brillante. Unas horas más tarde, se habían desvanecido de nuevo. Syl encontraba la variación fascinante; Kaladin todavía no había decidido lo que sentía por ella.
"Estamos cerca," dijo Kaladin, señalando. "Esos campos pertenecen a Hobbleken. Estamos casi a unas dos horas de Piedralar".
"¡Entonces estarás en casa!", dijo Syl, su cinta de luz hizo una espiral y tomo la forma de una mujer joven vestida con un havah, apretado y abotonado por encima de la cintura, con la mano segura cubierta.
Kaladin gruñó, continuando por la pendiente.
"¿Te gusta el vestido nuevo?", preguntó Syl, moviendo la mano segura cubierta.
"Parece extraño en ti."
"Te diré que pensé montón en él", dijo Syl con un resoplido. "Pasé horas pensando en como... ¡Oh! ¿Qué es eso? " Se alejó como un rayo, convirtiéndose en una pequeño nube de tormenta que se posó sobre un lurg pegado a una piedra. Inspeccionó el anfibio con el tamaño de un puño en un lado, luego el otro, antes de chillar de alegría y convertirse en una imitación perfecta, sólo que pálida y azulada. Esto sorprendió a la criatura, y ella se rió, lanzándose de nuevo hacia Kaladin como una cinta la luz.
"¿Qué decíamos?", preguntó ella, transformada en una mujer joven y descansando sobre su hombro.
"Nada importante."
"Estoy segura de que te estaba regañando," dijo Syl, tocándole el hombro con los dedos de una manera pensativa. "De todos modos, ¡estás en casa! ¡Hurra! ¿No estás emocionado?"
Sacudió la cabeza. Ella no lo vio, no se dio cuenta. A veces, a pesar de su curiosidad, ella podría ser muy inconsciente.
"Pero... es tu casa... " dijo Syl. Se acurrucó. "¿Qué ocurre? ¿Por qué te sientes así? "
"La tormenta eterna, Syl," dijo Kaladin. "Se suponía que la vencería aquí." Él había necesitado ganarla aquí.
Tormentas, ¿por qué no había sido más rápido? Se había pasado la mayor parte del día anterior en una marcha forzada, tan rápido como pudo, sin ni siquiera detenerse a dormir. Tal vez por eso se sentía tan agotado, como si siquiera levantar su brazo fuera un desafío.
Estar sin luz tormentosa después de utilizar tanta tenía parte de culpa. Se sentía como un tubo de hogshide que había sido exprimido y exprimido para conseguir las últimas gotas de antiséptico, dejando sólo la cáscara. ¿Era esto lo que sentiría cada vez que utilizara una gran cantidad de luz tormentosa, a continuación se quedaría seco?
La llegada de la tormenta eterna por la mañana le había hecho colapsar, finalmente, y ceder a la fatiga. Ese había sido el sonido de la campana, el anuncio del fallo.
Trató de no pensar en lo que iba a descubrir en Piedralar. Seguramente alguien habría sobrevivido, ¿verdad? La furia de la tormenta, y entonces ¿la furia todavía peor después? ¿La locura criminal de los que eran criados convertidos en monstruos?
Oh, Padre Tormenta. ¿Por qué no había sido más rápido?
Se obligó a sí mismo a ir a doble marcha de nuevo, la mochila colgando de su hombro. El peso seguía siendo pesado, terrible, pero se encontró con que tenía que saber. Tenía que ver.
Alguien tenía que ser testigo de lo que había sucedido a su casa.
La lluvia comenzó de nuevo alrededor de una hora antes de alcanzar Piedralar, por lo que, al menos, los patrones climáticos no habían sido completamente arruinados. Por desgracia, esto significaba que tenía que recorrer el resto del camino mojado y acompañado por el patrón constante de una lluvia ligera. Tormentas, como odiaba el Llanto.
"Estarán bien, Kaladin," prometió Syl desde su hombro. Se había creado un paraguas para ella, y todavía llevaba el vestido tradicional, en lugar de la falda de niña de costumbre. "Ya verás."
Su promesa tranquilizadora hizo poco para aliviar su sensación de temor. En todo caso, su optimismo sólo destacó más su humor, como un trozo de estiércol en una mesa rodeada de adornos sólo se veía mucho más desagradable. No estaría "bien." Así no era cómo funcionaba su vida.
El cielo se había oscurecido para cuando finalmente coronó la última colina de lavis y posó la vista en Piedralar. Se había preparado para la destrucción, pero aún así, se sorprendió. Edificios sin techos. Restos esparcidos alrededor. Algunas casas incluso se habían derrumbado. No podía ver toda la ciudad desde su mirador, no en la penumbra del Llanto, pero las casas que pudo distinguir a la luz menguante estaban vacías y en ruinas.
Permaneció en pie durante mucho tiempo mientras caía la noche. No detectó ningún centelleo de luz en la ciudad. El lugar estaba vacío.
Muerto.
Una parte de él se arrugó en su interior, acurrucada en una esquina, cansada de ser golpeada con tanta frecuencia. Se había abrazado a su poder, había tomado el camino que debía. ¿Por qué no había sido suficiente?
Sus ojos inmediatamente buscaron la casa de sus padres, cerca del centro de la ciudad. Pero no. Incluso si hubiera sido capaz de ver en la oscuridad de la noche lluviosa, no quería ir allí. Aún no. En cambio, rodeó por el lado noroeste, donde una colina lo condujo hasta la mansión del señor de la ciudad. Empezaría su búsqueda aquí; este era el lugar donde habían estado los parshmenios. Cuando la transformación los hubiera alcanzado, aquí sería donde habrían comenzado su locura. Estaba bastante seguro de que podía pasar sobre el cadáver de Roshone sin sentirse demasiado desolado.
Dejó atrás los edificios vacíos, acompañado sólo por el sonido de la lluvia en la oscuridad. Fue a atrapar una esfera de luz, pero por supuesto todas habían sido usadas. Estaban opacas ahora, y no se recargarían hasta las próximas altas tormentas a semanas de distancia, asumiendo los patrones climáticos normales. No era algo que uno podría suponer ya mucho más tiempo.
Se estremeció en el frío y caminó un poco más lejos de la ciudad, sin querer sentir los agujeros de esas casas abiertas posadas en él como ojos. Aunque Piedralar le había parecido enorme (era una ciudad de un centenar de edificios, mucho más grandes que los numerosos pequeños pueblos que lo rodeaban) no había nada notable en el lugar. Era uno más de los pueblos que había a docenas en Alezkar. Las ciudades más grandes de este tipo, aunque todavía muy rurales, servían como una especie de eje para las comunidades agrícolas que se esparcía a su alrededor.
Y, por eso, había sido maldecida con la presencia de un gobernante ojos claros de cierta importancia. El señor de la ciudad Roshone, en este caso. Un hombre cuyas maneras codiciosas habían arruinado más de una vida.
Moash... pensó Kaladin. Tendría que enfrentarse a lo que su amigo había hecho en algún momento. Ahora, la traición era demasiado fresca, y otras heridas necesitaría cicatrizar primero. Heridas más urgentes.
Kaladin subió hasta la mansión de Roshone, un camino muy familiar. Hacía algún tiempo había ocurrido de esta manera casi todos los días. Antes, cuando habían tenido un señor de la ciudad diferente. Esa vida era casi surrealista de recordar. Un pasado que casi no le pertenecía a él.
"Uauh," dijo Syl. "Tristespren."
Kaladin levantó la vista y observó un spren poco usual que se azotaba a su alrededor. Largo, de color gris, como una serpentina grande, o jirones de tela en el viento, se enrollaba su alrededor, aleteando como en un viento fantasma. Sólo había visto uno como ese una o dos veces antes.
"¿Por qué son tan raros?", preguntó Kaladin, continuando con su caminata. La mansión estaba justo delante. "La gente se siente triste todo el tiempo."
"¿Quién sabe?", dijo Syl. "Algunos spren son comunes. Algunos son poco comunes." Le dio un golpecito en el hombro. "Estoy bastante segura de que a uno de mis parientes les gustaba cazar estas cosas."
"¿Cazarlos?", preguntó Kaladin. "¿Cómo, tratar de encontrarlos?"
"No. Igual que cazar conchagrandes. No recuerdo su nombre... De todos modos, las cacerías eran cosas magníficas. Bastante esforzadas. "Syl ladeó la cabeza, ajena al hecho de que la lluvia caía a través de su forma. "Lo que es un recuerdo extraño."
"Parece que te están volviendo más recuerdos."
"Cuanto más tiempo estoy contigo," dijo con una inclinación de cabeza, "más ocurre. Asumiendo que no intentes matarme de nuevo. "Ella le miró de soslayo.
"¿Con qué frecuencia vas a hacer que me disculpe por ello?"
"¿Cuántas veces lo he hecho hasta ahora?"
"Al menos cincuenta."
"Mentiroso", dijo Syl. "No pueden ser más de veinte." Ella lo miró expectante.
"Lo siento." Suspiró. Necesitaba encararlo. No más demoras.
"Espera. ¿Qué es esa la luz de más adelante?
Kaladin se detuvo en el camino. Era luz, procedente de la mansión. Fluctuaba de manera desigual. ¿Velas? Alguien, al parecer, había sobrevivido. Eso era bueno, pero también preocupante. ¿Y si eran los parshmenios, o como se llamaran ahora que se habían transformado? Portadores del Vacío, probablemente.
Podrían haber matado a la gente de la ciudad, y a continuación establecerse en la casa. Necesitaba ser cuidadoso, sin embargo cuando se acercaba se dio cuenta de que no quería serlo. Quería ser imprudente, furioso, destructivo. Si encontraba a las criaturas que le había arrebatado su hogar...
Se suponía que estarían a salvo. Lejos de Kaladin, lejos de su nueva vida de dolor y amigos perdidos. "Preparate", murmuró para Syl. Ella era su espada esquirlada ahora, su arma, al igual que los compañeros spren de los Caballeros de antaño.
Dio un paso fuera del camino, que se mantenía libre de hierba u otras plantas, y se deslizó a través de la noche hacia las luces. La mansión estaba ocupada. La luz que había visto antes brillaba en las ventanas que habían sido destruidas en la tormenta eterna, la que había llegado sobre la ciudad no sólo desde la dirección equivocada, sino también en el momento inesperado. Ningún predicetormentas podría haber predicho eso. Los postigos no se habrían puesto en las ventanas, y las personas no habrían sabido que tenían que permanecer en el interior.
La lluvia silenciaba el sonido y le hizo difícil detectar mucho más de la casa aparte de la entrada rota, las ventanas en ruinas, y la luz movediza. Alguien, o algo, estaba dentro, sin embargo. Las sombras se movían delante de las luces. Kaladin alcanzó el lado del edificio, el corazón golpeándole, entonces rodeó hacia el lado norte. La puerta de servicio estaría allí, junto con los cuartos para los parshmenios.
La lluvia silenciaba los sonidos, lo que hacía difícil fijarse en detalles, pero escuchó una cantidad inusual de ruido procedente del interior de la casa. Descomunal. Movimiento. Cada sonido lo puso aún más nervioso.
Ahora era totalmente de noche, y tenía que sentir su camino a través de los jardines hasta el lado del edificio. Afortunadamente, se acordó de este lugar también. Se había pasado gran parte de su juventud en la casa, jugando con Laral, la hija del viejo señor de la ciudad. Los parshmenios habían sido alojados en una pequeña construcción en el lado de la casa, construida a su sombra, como un solo aposento abierto con sus propios bancos dentro para dormir. Kaladin llegó a ella a través del tacto y Syl se alzó ante él, emitiendo una tenue luz, suficiente para fijarse en un amplio agujero en el lado del edificio.
Bueno, eso no era una buena señal. Kaladin sentía a su alrededor la lluvia acariciándole los hombros y la cabeza. Todo el lado del edificio había sido arrancado, y el interior estaba aparentemente vacío. Lo dejó, explorando a través de los jardines (llenos de crestas cultivadas de corteza hasta la altura del pecho) en busca de alguna señal de lo que había sucedido.
Sonidos desde detrás.
Kaladin se giró con una maldición cuando la entrada trasera de la casa se abrió. Demasiado lejos de los cuartos parshmenios para buscar refugio allí, se lanzó de un montículo cortezas, pero era lastimosamente pequeño. La luz lo bañó, cortando a través de la lluvia. Un farol.
Kaladin levantó una mano, sin tratar de esconderse, y estiró la otra a un lado, preparado para convocar Syl. Luego vaciló. La persona que había salido de la casa era un ser humano, un guardia con un viejo yelmo cubierto de manchas de óxido.
El hombre levantó su farol, la cara pálida de haber visto a Kaladin. "¡Eh, allí!". El guardia buscó a tientas la maza en su cinturón. "El de ahí!" Liberó el arma y la sostuvo en una mano temblorosa. "¿Qué eres? ¿Un desertor? Ven aquí a la luz y deja que te vea ".
Kaladin se levantó con cautela, todavía en tensión. Alguien, al menos, parecía haber sobrevivido al asalto de los Portadores de Vacío. O eso, o era un grupo investigando las secuelas.
Aún así, era la primera señal de esperanza que había visto desde su llegada. Levantó las manos a los lados, estaba desarmado salvo por Syl, y dejó que el guardia lo empujara intimidante en el interior del edificio.


Fuente.
Kaladin, por Michael Whelan.

¿Qué os parece el capítulo inicial de la tercera novela del Archivo de las Tormentas?
También en FACEBOOK y TWITTER

7 comentarios:

  1. gracias maquina. Sabéis que dias firmara sanderson en barcelona y si sera en gigamesh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ;) Si que irá a Gigamesh a firmar, pero creo que todavía no hay fecha oficial. Será entre el 4 y el de noviembre, que es cuando estará en la Eurocon. Seguro que pronto anuncian la fecha concreta ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...