miércoles, 8 de junio de 2016

Reseña: La gracia de los reyes, de Ken Liu

SINOPSIS: La historia comienza en el ocaso de un imperio. Después de una larga y sangrienta campaña, el emperador ha conquistado el archipiélago de Dara y está intentando consolidar lo que antes habían sido poderosos reinos en un estado centralizado. Pero el precio de mantener unido el imperio es la opresión, la pobreza, la corrupción y trabajos forzados. La rebelión solo es cuestión de tiempo. Dos improbables aliados —un guardia de prisión convertido en bandido y un noble desheredado— unen sus fuerzas para derrocar al tirano pero acaban enfrentados sobre la sociedad que quieren construir. 
En La gracia de los reyes Liu reescribe la fantasía épica desde una perspectiva cultural diferente y abandona sus escenarios convencionales: es un mundo poblado de personajes magníficos al tiempo que humanos, de intrigas y luchas por el poder, de amores puros y corruptos, de ideales comprometidos, de mujeres que conspiran junto a los hombres, de libros mágicos que conocen nuestros deseos mejor que nosotros mismos, de dioses vanidosos y celosos, cometas de guerra, aeronaves de bambú y monstruos marinos.


RESEÑA: Ken Liu, uno de los autores más prolíficos dentro del género del relato corto, ha elegido para su primera incursión novelística en la fantasía un trasfondo vistoso y original con tintes profundamente orientales para una historia de rebelión y lucha, donde se exploran las trágicas consecuencias del uso (y abuso) del poder, de la ambición y de las ansias humanas por cambiar las cosas y defender una causa justa aunque el resultado final nunca sea el deseado.
La gracia de los reyes nos transporta hasta el archipiélago de Dara, donde los Seis Estados han sido conquistados por el puño de hierro del séptimo reino, ahora convertido en el Imperio Xana. El Emperador Mapidéré, artífice de la conquista, sueña con la unificación completa de todos sus vasallos, y para ello no duda en imponer duras condiciones de vida a los reinos recién anexionados. Esto puede hacerlo porque tiene a su favor la gran capacidad militar del Imperio Xana en base a su poderosa flota de aeronaves (una de las originales propuestas de Liu): grandes globos rellenos de gas que les permiten una mayor movilidad tanto para vigilar al enemigo como para hostigarlo. Sin embargo, la opresiva conquista de Mapidéré acabará por levantar en su contra una oleada de descontento que fructificará en una rebelión que levantará en armas a todos los Siete Estados. 
Lo primero que llama la atención del lector es la ambientación de la obra, claramente influenciada por la historia y la mitología oriental, principalmente la China Imperial. Ken Liu, norteamericano pero de origen chino, demuestra conocer a fondo las tradiciones de su país de origen y las traslada a su propio mundo imaginario. No solo en la nomenclatura o el "aspecto visual" de Dara, sino también en la mentalidad y las costumbres de la sociedad de esta cultura insular (desde la forma de sentarse a la comida). Pero el autor también aporta su dosis de imaginería propia con una tecnología aérea bastante singular en la forma de las grandes aeronaves, globos y planeadores de Xana. Sin duda, un soplo de aire fresco en un género que en ocasiones parece demasiado apegado a la Edad Media europea.
Lo segundo es la presencia e intervención en la trama de los dioses milenarios de Dara, seres todopoderosos que a pesar de ello demuestran ser profundamente humanos e imperfectos. Sus pasiones y odios los situarán al lado de los diversos reinos en la guerra que se desencadena en el archipiélago, siempre buscando sus propios objetivos sin importarle demasiado el daño que causarán en los mortales.

-La guerra sigue su propia lógica, hermanita -dijo Fithowéo-. Podemos guiarla, pero no controlarla. 
-Una lección que los mortales han aprendido una y otra vez... -dijo Rapa. 
-...pero que no parece calar en ellos -finalizó Kana.

Un tercer elemento a destacar es el estilo de Liu. Se nota que el autor viene del mundo del relato corto, donde prima contar mucho con pocas palabras, y eso lo ha trasladado con bastante éxito a La gracia de los reyes. La novela tiene un gran ritmo debido a la rapidez con la que desgrana multitud de sucesos en pocos párrafos. Ken Liu pinta escenas completas con rápidas pinceladas, casi como si estuviera narrando un cuento de tradición oral. Es cierto que en ocasiones esta misma concisión y brevedad también perjudica la historia, ya que habría ganado una mayor tensión dramática con una narración más pausada. Sin embargo, estoy seguro que será algo que un autor joven como Liu irá puliendo con el tiempo.
Con estos elementos de punto de partida Ken Liu construye un gran tapiz en el que se entrecruzan tramas y numerosos personajes, pero donde podemos señalar dos protagonistas principales de la historia. Uno de ellos es Kuni Garu, un vividor sin oficio ni beneficio que se dedica a emborracharse y a pasárselo bien con sus amigos. Sin embargo, desde el principio vemos que es un pícaro de buen corazón que trata de ayudar a los que menos tienen y burlarse de los poderosos. El joven bribón se verá obligado a madurar cuando se cruce en su camino Jia Matiza, una mujer que no se amolda a la encorsetada y tradicional forma de ver la vida de Dara.
El otro gran protagonista (en todos los sentidos de la palabra grande) es Mata Zyndu, descendiente de una casa noble caída en desgracia como consecuencia de la conquista Xana. Este hecho marcará para siempre su vida, convirtiendo la venganza en el motor de todos sus actos. Zyndu es un guerrero legendario, de esos que ponen el honor y la gloria por delante de todo... y durante gran parte de la novela lo veremos lidiando con las consecuencias de poner en práctica esa forma de vida en un mundo donde no todo es o blanco o negro. El conflicto interior de Mata Zyndu y su evolución a lo largo de La gracia de los reyes es uno de los arcos argumentales más potentes de esta primera parte de la Dinastía del Diente de León.
Sin duda lo más destacable de la novela es que Liu no se corta a la hora de mostrar las consecuencias de las acciones de los diversos personajes, por muy desagradables o brutales que sean. A pesar de que la gran mayoría luchan por lo que podríamos calificar 'causas justas' (la lucha contra la opresión o la defensa las leyes, según el bando del que se trate) todos ellos acabarán tomando rumbos profundamente perturbadores, que los harán llegar a justificar cualquier cosa para lograr sus fines. Ken Liu no nos dibuja personajes heroicos y luminosos, sino personas muy humanas, llenas de dudas y debilidades que se dejan llevar por sus ansias de poder, por la ambición o el miedo.

-¿Prefieres ser querido por una multitud caprichosa antes que ser un buen marido para mi y un buen padre para tus hijos? ¿Cómo puedes olvidarte de nosotros y seguir dando vueltas a toda esa cháchara de "salvar" a la gente? No deberías preocuparte por el mundo, sino por nosotros. ¿No has pensado que a lo mejor todo el sufrimiento que contemplas forma parte de la urdimbre de este mundo? ¿Que la guerra y la muerte son inevitables, sea quien sea el emperador o el hegemón? ¿Qué te hace pensar que tú serías capaz de gobernar el mundo mejor que él?

Aunque es la primera entrega de una trilogía, La gracias de los reyes presenta una historia bastante cerrada que se puede leer como novela independiente sin problema. Ken Liu nos sumerge en las consecuencias reales de la ambición y el poder, donde cada acto acaba creando un reacción en cadena difícil de controlar. Una novela de fantasía que por momentos se convierte en un relato histórico de rebeldía y lucha contra la tiranía, de personas que empiezan defendiendo la justicia y acaban cometiendo las peores atrocidades en nombre de un "bien común" que en realidad esconde su propia ambición. Si a ello le sumamos un refrescante telón de fondo de aire oriental, La gracia de los reyes se convierte en un interesante propuesta fantástica que nos permite reflexionar sobre cuestiones que nunca pierden el interés como las consecuencias del uso desmedido del poder, la búsqueda de la justicia a través de la rebelión o la fina frontera que existe entre el héroe y el monstruo.



VALORACIÓN 8/10

FICHA
La gracia de los reyes (Dinastía del Diente de León, 1)
Ken Liu
Runas
656 páginas
24 euros

1 comentario:

  1. No podría estar más de acuerdo con tu reseña, el trabajo que realizó Ken Liu con la ambientación es formidable, pero lo son aún más sus personajes, con Mata me sorprendió muchísimo, porque aunque el final se veía venir, nunca lo quieres asumir cuando un personaje es tan carismático al principio. ¿Y el recaudador de impuestos? Lo que hace con los personajes es magia.
    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...